“Él detuvo el auto, se bajó y me insistió: “le estoy diciendo que se suba”

    0 945

    header_web_testimonios

    El día jueves 16 de mayo de 2019, mientras iba camino al trabajo, estaba esperando micro en un paradero de Llico con Haydn. Un caballero en un auto, que no recuerdo la patente ni el color (salvo que tenía vidrios polarizados), tocó la bocina e hizo señas. Miré hacia atrás pensando que era para otra persona, pero estaba sola. El tipo siguió haciendo las señas por lo que pensé que tal vez lo conocía. Me acerqué un poco a la calle, el bajó y el vidrio y me dijo: “señorita, ¿la llevo?”. Yo, sorprendida y un poco alterada porque efectivamente no lo conocía, le dije que se alejara. Él detuvo el auto, se bajó y me insistió: “le estoy diciendo que se suba”. Ya bastante molesta por decir lo menos, lo interrumpí gritándole que qué se imaginaba, que se alejara. La gente de los otros autos ya estaban haciendo sonar las bocinas por la demora, unos se bajaron y un caballero que vendía diario (al que no vi) se acercó a incriminarlo. Alejándome rápidamente le grité muchas gracias y me subí a la micro muy asustada y con mucha adrenalina. Esto fue a las 8:10 a.m.

    Sin comentarios

    Deja una comentario