“Me abrazó muy fuerte, me agarró la cara e intentó darme un beso y manosearme”

    0 1466

    principal testimonios

    Tengo dos historias. La primera pasó más o menos hace dos años. Iba caminando con un amigo a su casa y para acortar camino, se nos ocurrió pasar por una calle donde hay pocas casas y un terreno abandonado. Eran como las cuatro de la tarde, íbamos conversando, cuando salió un viejo de una de las casas y me gritó cosas muy pervertidas. Por suerte, iba con mi amigo, un par de años mayor, para defenderme.

    La segunda  pasó hace como cuatro años. Con mi familia, fuimos al campo a pasar el año nuevo. Como era la primera vez que iba, decidí recorrer el lugar. Nadie me quiso acompañar, todos estaban cansados por la fiesta del día anterior. Caminé mucho por un camino concurrido para ser un campo. Allí apareció un hombre, de unos  50 o 60 años. Me saludó y diciéndome “feliz año nuevo” me abrazó muy fuerte, me agarró la cara e intentó darme un beso y manosearme. Quedé paralizada, no me acuerdo como fue que me escapé de su abrazo asqueroso, pero recuerdo que me fui corriendo a la casa y llegué muy asustada, casi llorando. No me atreví a contarle a nadie. Hasta hoy día me de mucha vergüenza lo sucedido.