“Me gritó: ‘Te chuparía la vagina rica, mijita'”

    0 2059

    principal testimonios

    Me animo a contar esta historia, porque durante más de una década no pude compartirlo con alguien por la vergüenza que sentía de sólo pensar en mencionar lo que me habían dicho.

    Tenía 11 años, era muy niña. Me estaba quedando en casa de una tía por unos días. En algún momento de la tarde me pidieron que fuese a comprar a un  negocio cercano.  Decidí ir en bicicleta y como hacía calor fui con un short de mezclilla y una polera muy normal. Cuando venía de vuelta (feliz por el paseo) un hombre mayor, que también estaba en bicicleta, pasó junto a mí; y mientras lo hacía,  además de mirarme con una cara lo suficientemente depravada como para sentir asco, me gritó: “Te chuparía la vagina rica, mijita”. Todo eso mientras se reía. Sentí asco, pánico y vergüenza. Volé en la bicicleta y golpeé el portón mientras lloraba. Cuando abrieron me preguntaron qué había pasado, pero no me atreví a decir algo por la vergüenza que me invadía. Sentí que yo había hecho algo malo.

    ¡Nadie merece vivir estas experiencias tan horriblemente marcadoras y que más encima uno misma se sienta culpable! Basta de acoso callejero. Hombres y mujeres, despertemos de una buena vez.

    Sin comentarios

    Deja una comentario