“¿Por qué tenemos que modificar nuestras rutas para no tener miedo a que nos pase algo?”

    0 1597

    principal testimonios

    El año pasado encontré una práctica laboral a cinco kilómetros de mi casa. Estaba muy feliz, ya que podría irme en bicicleta hasta mi lugar de trabajo. La empresa era bastante relajada, si iba con jeans, no era necesario que me cambiara de ropa al llegar. El problema fue que no pensé que dentro de mi ruta se encontraba la construcción del próximo mall de Las Condes.

    Como la calle estaba llena de autos, hacía el recorrido casi siempre por la vereda. Pasaba aproximadamente a las 8:50 de la mañana por las calles Padre Hurtado con Colón y los silbidos y “piropos” no paraban hasta el Metro Los Dominicos. Por lo menos cinco hombres se acercaban o se interponían en mi camino para que bajara la velocidad y pudieran gritarme o susurrarme al oído “mijita, quién fuera su bicicleta” o “lléveme” y eso solo a la ida. La vuelta era peor, porque alrededor de las 19 horas, justo salían los trabajadores de la construcción. El número de silbidos se duplicaba o triplicaba.

    Creo que los que dicen “debe ser por cómo anda vestida” no han sentido jamás lo que es ser acosada constantemente, incluso con abrigo y pantalones largos, sólo por el hecho de ser mujer. Me fui por esa ruta todos los días por cinco meses. A veces, incluso me alegraba cuando me tenía que quedar trabajando hasta después de las 20 horas, porque eso significaba que los obreros se habían ido a su casa y podía llegar a la mía sin ser acosada. Quise cambiar la ruta varias veces, de hecho me fui por una ruta más larga durante unas semanas, pero ¿por qué tenemos que aceptar el ser constantemente atacadas verbalmente en la calle? ¿Por qué tenemos que modificar nuestras rutas para no tener miedo a que nos pase o nos hagan algo?

    Se necesita educar a las personas sobre este tema, porque no son sólo “piropos”, es algo que va mucho más allá, que hace que te cuestiones a ti misma, cuando debiesen ser los acosadores quienes se cuestionen. Finalmente, espero que terminen pronto de construir el famoso mall para poder andar en bicicleta tranquila.

    Artículos similares