“Una vez a mis tiernos 11 años, había un viejito pascuero al que le sonreí. Él me tiró un beso y me dijo ‘cosita'”

    0 1601

    principal testimonios

    Sufro acoso callejero desde los once años, desde la primera vez que pasé sola la puerta de mi casa. Nueve de cada diez mujeres sufren lo mismo. Desde pequeña, empecé a escuchar morbosidades y a ver hombres masturbándose en la calle.

    Una vez a mis tiernos once años, en la época de navidad, miraba la vitrina de una tienda vestida como una niña de once años. Había un viejito pascuero al cual le sonreí y seguí caminando. Él me sonrió de vuelta, me tiró un beso y me dijo cosita.

    La primera vez que me fumé un cigarro fue a los 12 años, con una amiga de mi edad. Fuimos a un parque que quedaba detrás de una iglesia, sacamos el pobre cigarro robado a nuestros padres y lo prendimos. Había un hombre fumando, pero no le dimos importancia hasta que escuchamos: “chiquillas vengan a chupármela”. Miramos y se estaba masturbando, por lo que corrimos como locas; no entendíamos nada. La situación no la comentamos, ya que no teníamos por qué estar en ese lugar y menos fumando.

    Casi siempre eran viejos y eso es lo que más me llamaba la atención. Los besos y sus ‘‘piropos’’ te los tiraban en la oreja, de manera muy invasiva. Podría estar todo el día contando experiencias sufridas cuando era niña y hasta el día de hoy como adulta, hace una semana.

    No soy solo yo, son la mayoría de las mujeres. Y a las que no les dicen obscenidades las tratan de feas o gordas y se mofan en su cara, sin importar los sentimientos. ¡BASTA!

    Hombres piensen en sus hijas, en sus esposas, en sus hermanas y en sus mamás que algún día fueron jóvenes. Porque a estos enfermos no le gustan pasaditas de los 40.